Imprimir esta página
Viernes, 30 January 2004 02:00

Impunidad dos años después del atentado contra Orlando Sierra

El atentado cometido contra el subdirector del diario La Patria de Manizales, Orlando Sierra Hernández, el 30 de enero de 2002, y que le produjo la muerte dos días después, es un crimen más que amenaza con quedarse impune. 

Desde que se condenó como autor material a Luis Fernando Soto Zapata a 19 años y seis meses de prisión, y desde que la Fiscalía dictó medida de aseguramiento contra Luis Arley Ortiz Orozco, alias 'Pereque', que hoy huye de la justicia, no se ha investigado ni sancionado a los autores intelectuales.  El 29 de mayo de 2003 el diario El Tiempo de Bogotá reveló que al menos seis personas más habrían sido asesinadas por tener relación con el caso. Entre éstos estarían dos testigos que, al parecer, habrían vinculado a dirigentes políticos de la región en el crimen del periodista.

El proceso continúa estancado. En una visita que en días pasados realizó a Manizales el Fiscal General de la Nación dijo que ese organismo ha cumplido porque logró la condena del autor material y la vinculación de dos personas más al proceso. Pero desde hace 19 meses no se conocen avances que permitan mantener la esperanza de que se condenará a los autores intelectuales o determinadores del crimen. 

Orlando Sierra Hernández era conocido en la región por su columna dominical "Punto de Encuentro". Allí denunciaba hechos de corrupción. En la mayoría de sus escritos las críticas se dirigían en contra de la llamada coalición barco-yepista que tiene mucha influencia en Caldas desde hace por lo menos 30 años. Esta coalición la encabezan los senadores Víctor Renán Barco y Ómar Yepes Alzate. 

El pasado lunes el abogado de la parte civil en el caso Orlando Sierra solicitó a la Fiscalía que se tuviera en cuenta en el proceso las declaraciones de algunos testigos en un proceso diferente. Se trata del homicidio de un concejal del municipio de Palestina (Caldas), ubicado a una hora de Manizales quien, al parecer, fue asesinado por móviles políticos. Aunque este caso se encuentra en etapa de juzgamiento, la prensa no ha podido acceder a los documentos toda vez que el juez ha impedido la consulta, aunque no hay ley que así se lo permita. 

La condena del sicario que asesinó al periodista no puede considerarse justicia plena si se tienen en cuenta que existen pruebas que implican a más personas en su asesinato. Hasta que los autores intelectuales no sean capturados y condenados el crimen de Orlando Sierra seguirá en la impunidad. Si estas personas no son condenadas, la insistencia de Sierra de que las instituciones se deben manejar con rectitud, habrá sido estéril.