Imprimir esta página
Miércoles, 13 May 2015 03:00

Robo de información y presiones a La Silla Vacía

La Fundación para la Libertad de Prensa rechaza el atraco a la editora Laura Ardila, en la ciudad de Valledupar.

El pasado 29 de abril, a las 11 de la noche, hombres armados que viajaban en motocicletas, asaltaron a Laura Ardila, editora en Barranquilla del portal investigativo La Silla Vacía. Cuando Ardila se disponía a bajar del taxi, los hombres le quitaron su bolso y dos teléfonos celulares, uno propiedad del medio y el particular de la periodista. Al día siguiente del robo, un hombre se comunicó con la persona que estaba hospedando a Ardila para decirle que tenía su teléfono y se lo quería devolver.

La periodista llamo a la Sijín, y en compañía de agentes fueron hasta el lugar y capturaron al señor. Los agentes recuperaron uno de los dos teléfonos (el personal), pero estaba formateado y habían borrado todos los contactos y las fotografías.

Un día después, el 30 de abril, otra persona reportó que quería entregarle los documentos a la reportera. La periodista envió a una persona de confianza para que recogiera los papeles, sin embargo, el hombre que tenía la billetera argumentó que no los entregaría hasta hablar directamente con la periodista. Finalmente, y ante la advertencia que le enviarían agentes de la Policía, el hombre entregó la billetera que estaba intacta, con todos los papeles y las tarjetas de crédito. No entregaron el dinero ni las tarjetas de presentación de la periodista. Tampoco apareció su libreta de apuntes.

Otro hecho extraño es que al día siguiente, una tercera persona contactó a una prima de la periodista por Facebook para decirle que él sabía dónde estaban sus papeles y que se los quería devolver. Esto se trataba de una mentira porque ya habían entregado los papeles. Resulta llamativo que pudieran contactar a la prima de Ardila, pues no tienen el mismo apellido y vive en otra ciudad.

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) considera que este acto iba dirigido a robarle información a la periodista. También llama la atención que ocurra paralelamente a una serie de hechos denunciados por el portal, que además busca desprestigiar a los reporteros, quienes desde hace unas semanas han recibido presiones debido a una investigación que adelantan sobre un poderoso grupo de la región.

La FLIP solicita a la Sijín que avance en su investigación que inició con la captura de los ladrones y a la Unidad Nacional de Protección (UNP) que continúe con las acciones pertinentes que ya está adelantando frente a este caso.