Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 
Miércoles, 26 February 2014 19:12

Presiones locales a la prensa

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) llama la atención por las constantes presiones que se están presentando a la prensa por parte de autoridades locales. A menos de dos semanas de que se realicen las elecciones parlamentarias, la FLIP manifiesta su preocupación y hace un llamado para que se tomen los correctivos correspondientes.

Alcaldes limitan prensa local

Boyacá

A finales del mes de enero la FLIP recibió denuncias en contra de la alcaldesa de Paipa, Luz Amanda Camargo. Estas denuncias se dieron a raíz del cierre del programa radial ‘Mesa Redonda Internacional’, emitido los domingos en la mañana en la emisora Radio la Paz. Según fuentes de la FLIP, el cierre se habría dado por el retiro de la pauta publicitaria de la Alcaldía Municipal a dicho espacio radial, en el que eran críticos de la administración local.

La Alcaldesa de Paipa afirmó a la FLIP que no hubo retiro de la pauta publicitaria y que el cierre del programa se debía a razones internas de la emisora. Por otro lado, la FLIP envió una comunicación escrita a dicha funcionaria en la que le pide información sobre la distribución de la pauta publicitaria en el municipio y le recuerda que los funcionarios públicos deben tener un mayor nivel de tolerancia a las críticas. A la fecha en que se pública este comunicado, más de 10 días hábiles después, no se ha recibido respuesta a dicha comunicación.

Por otro lado, la relación entre la prensa y la administración local de Chiquinquirá ha sido tensa desde hace tiempo. Pese a llamados previos de la FLIP a Nelson Orlando Rincón, alcalde de dicho municipio, los enfrentamientos de éste con los periodistas persisten. 

El pasado 5 de febrero de 2014 la historia tuvo un nuevo capítulo. La Corporación Boyacense de Periodistas obtuvo una grabación en la que el Alcalde, en declaraciones ante el Concejo Municipal, afirmó, entre otras cosas: "Si tengo que desenmascarar periodistas, lo voy a hacer, y lo voy a hacer en público". También agregó que buscará “los mecanismos” para que “quienes salgan a hablar mal de la administración” –advirtió- “se atengan a las consecuencias". Para la FLIP estas afirmaciones sitúan a la prensa local en un ambiente hostil para ejercer su labor y dan un margen de permisividad para afectar las libertades informativas por parte de terceros.

Cúcuta

Finalizando el mes de enero, el diario La Opinión publicó el comunicado mediante el cual la secretaria general y la secretaria de comunicaciones de la Alcaldía de Cúcuta, prohíben a los funcionarios de dicha entidad dar entrevistas a la prensa sin autorización previa  de la alcaldía. Lo anterior porque, según las autoridades, los medios de comunicación tergiversan la información.

La FLIP envió una comunicación al alcalde de Cúcuta, Donamaris Ramírez, para recordarle que la directriz dada por él a sus funcionarios constituye una medida excesiva contra a la prensa y que afecta la posibilidad de que la sociedad esté informada sobre asuntos que le interesan. A su vez, dada la investidura y el interés público que revisten sus actuaciones y las de su gabinete, debe haber un mayor nivel de tolerancia a la crítica. Si a juicio del Alcalde existen imprecisiones, estas deberían canalizarse a través de los mecanismos judiciales caso a caso y no a través de una medida desproporcionada y previa.

Montería

La FLIP tuvo conocimiento de que el 17 de febrero se dio el cierre del programa radial ‘Verdades y Opiniones’ de la emisora La Voz de Montería. Según fuentes de la FLIP, este cierre estaría relacionado con presiones por parte del gobernador de Córdoba, Alejandro José Lyons, quien había sido objeto de denuncias relacionadas con el proceso electoral por parte de los reporteros de dicho programa.

La FLIP se comunicó con el director de la emisora, quien indicó que el cierre se dio por aparentes malas prácticas de los comunicadores. Afirmó también que entregaría los soportes de las razones de su decisión. Después de esto, dijo que enviaría la información si se le solicita por medio de derecho de petición.

Para la FLIP es delicado el cierre de espacios periodísticos en vísperas de elecciones motivadas por aparentes razones políticas, esto afecta la pluralidad de voces en el debate democrático. En todo caso, ante eventuales malas prácticas se podrían tomar medidas menos lesivas para la libertad de expresión.

Otros casos que preocupan

Bogotá

La FLIP manifiesta su preocupación por las acciones disciplinarias que se están adelantando contra Canal Capital por parte de la Personería de Bogotá y de la Procuraduría Primera Distrital de Bogotá, relacionadas con contenidos periodísticos y no con actuaciones propias de la gestión pública. La FLIP pudo acceder a requerimientos de procesos disciplinarios que se motivan en “presuntas irregularidades por parte de Canal Capital al realizar transmisiones parciales en contra de la Procuraduría”.

Si bien estos organismos tienen facultades para investigar a los funcionarios de Canal Capital, esta competencia no se extiende a los contenidos periodísticos y si el motivo de la acción es presunta parcialidad, dirimir este conflicto corresponde a la jurisdicción Constitucional.

De igual forma, en el caso de la Procuraduría se debe recordar que al adelantar investigaciones sobre contenidos relacionados con sí misma, estaría actuando como juez y parte.

Finalmente, causa preocupación que los entes administrativos estén solicitando información sobre la cantidad de cubrimientos, de programación y copia de videos. En este sentido, la FLIP solicita garantías del debido proceso e insta a dichas entidades para que archiven los respectivos procesos por las razones expuestas.

Guaviare

La FLIP rechaza las persistentes dificultades que existen en el departamento del Guaviare para hacer cubrimiento del proceso electoral. Según fuentes de la FLIP, se estaría planteando por parte de varias autoridades locales, incluyendo la Registraduría, que se impida el ingreso de los periodistas a los puestos de votación durante las elecciones del 9 de marzo. 

La FLIP recuerda que este tipo de limitaciones a la prensa deben estar establecidas en una ley y no pueden imponerse a la discreción de los funcionarios públicos. La labor de la prensa durante las elecciones es y ha sido fundamental para garantizar la transparencia de los comicios. Impedir el desarrollo del derecho a informar y estar informado durante eventos electorales facilita que actores externos influyan y cometan irregularidades.