Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 
Jueves, 16 January 2014 14:23

Agentes del ESMAD agreden violentamente a dos periodistas y borran material periodístico

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) rechaza las graves agresiones cometidas por agentes del ESMAD contra los periodistas Robert Romero Vital, corresponsal del Meridiano de Sucre, y Yila Aguilera, quien trabaja para el programa local de televisión Global Comunicaciones en el municipio de San Pedro, Sucre. Y repudia el hecho de que los agentes retuvieran el equipo periodístico y posteriormente lo eliminaran.

El miércoles, 15 de enero a las 5:00 de la tarde, miembros del escuadrón antidisturbios iniciaban el desalojo del predio Villa Estadio, en el municipio de San Pedro. Los periodistas, Robert Romero y su esposa Yila Aguilera, se encontraban grabando los hechos y los enfrentamientos que posteriormente se presentaron entre los vecinos de la comunidad y los agentes del ESMAD. "La situación se salió de control y le dije a mi esposa, ya deja de grabar  y ve a esa casa para que te refugies que yo sigo. Poco después volví a sacar la cámara para tomar una foto y los agentes me lanzaron dos bolas, una me dio en la oreja y otra en el abdomen", explicó Romero Vital.

Pese a que Yila se había resguardado en una casa, los agentes entraron en el domicilio, golpearon a la periodista y posteriormente le quitaron la cámara de video. "Les gritábamos 'somos periodistas' y ellos con palabras soeces respondían 'perros aquí no valen periodista ni nada' y continuaban con la agresiones. Nos pegaron en la espalda, abdomen, brazos y rostro", asegura Robert. Según el testimonio de los periodistas, Yila perdió el conocimiento como consecuencia de los golpes y de los gases lacrimógenos que lanzaron contra ellos.

Cuando se restableció la calma en el lugar, los agredidos se trasladaron a la estación de Policía de San Pedro para radicar la denuncia, pero nuevamente fueron agredidos verbalmente, “nos dijeron: eso les pasa por sapos". Después de insistir reiteradamente que les devolvieran la cámara de video, los dos celulares y la documentación de Yila que les había sido retirada, los agentes de la Policía les devolvieran los equipos, pero la información que habían grabado la habían eliminado.

Para la FLIP esta situación resulta inadmisible, pues la eliminación de información es una forma de censura previa, vulnera la reserva de las fuentes periodísticas y también, puede constituir faltas disciplinarias y delitos de sabotaje y violación a la libertad de trabajo, consagrados en los artículos 198 y 199 del código penal.

Igualmente, es grave que estos abusos por parte de la Fuerza Pública persistan después de la situación que se vivió en el país en el marco de las protestas sociales durante el 2013. En un periodo de 75 días la FLIP registró 44 agresiones contra periodistas que cubrían disturbios entre manifestantes y Fuerza Pública, 14 de esos ataques fueron responsabilidad del ESMAD.

También es importante recordar que en el municipio de San Pedro, el 26 de noviembre de 2012, el periodista Guillermo Quiroz murió por los golpes que recibió al caer de un camión de la Policía. A pesar de que ésta institución, en cabeza de su director, el general Rodolfo Palomino, anunció que llevarían la investigación hasta sus últimas consecuencias, 14 meses después esta no ha sido efectiva y no se ha esclarecido lo sucedió ni tampoco se conocen a los responsables.

El comandante de la Policía de Sucre, coronel Carlos Alberto Wilches, indicó a la FLIP que ya iniciaron la investigación interna y que escucharán el relato de ambas partes para esclarecer lo sucedido.  

La FLIP se solidariza con los periodistas que resultaron agredidos y celebra que estas heridas no resultaran graves para su salud. Igualmente exige a las autoridades que identifiquen a los responsables de las agresiones y que se establezca quienes borraron el material periodístico. Finalmente recuerda que la ausencia de resultados en las investigaciones alimenta cualquier acción futura de agresiones contra la prensa.