Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 

Óscar García Calderón fue un periodista taurino del diario El Espectador. Por más de 20 años se dedicó a transmitir, a través de sus letras, la emoción que le producían las faenas en la Plaza La Santamaría de Bogotá. Hoy, después de 23 años de su asesinato, recordamos su historia.

A sus 50 años, Óscar García era conocido como un hombre noble, cálido y obstinado en sus posturas. Los toros eran su tema predilecto por lo que sabía cómo añadir un toque de alegría a sus narraciones. Así fue como su pasión por lo taurino lo llevó a investigar los nexos entre el toreo y la mafia por lavado de dinero en las ferias taurinas y la cría de ganado.

Víctima del narcotráfico, Óscar fue asesinado la noche del 22 de febrero de 1998. Hacia las siete y media de la noche, tras acabar su columna, se despidió de sus compañeros y a la salida del periódico fue abordado por desconocidos que lo hicieron subir a un taxi. Hacia las 11 de la noche fue encontrado su cuerpo sin vida y con tres impactos de bala cerca de la Fiscalía General de la Nación.

Días más tarde se confirmó que el periodista estaba pidiendo ayuda a sus colegas para contactarse con el Fiscal General y mostrarle los hallazgos de sus investigaciones. Según el Comité para la Protección para Periodistas, Óscar pensaba consignarlos en un libro. 

Han pasado más de dos décadas desde el último adiós al periodista y pese a que muchos sectores, incluida la FLIP, se movilizaron para que el caso no quedase en la impunidad, el 22 de febrero de 2018, el caso prescribió sin que nadie fuera responsabilizado por el crimen. La justicia y el Estado no mostraron avances en las investigaciones más allá de descartar que se tratara de un atraco ya que los atacantes solo le quitaron las identificaciones al periodista, dejándole sus posesiones de valor como un reloj y un anillo. 

Desde la FLIP no olvidamos. Gracias por recordar con nosotros.

 

Publicado en Noticias
Jueves, 22 February 2018 15:52

Oscar García Calderón

Fue cronista taurino de El Espectador por más de 20 años. Pero no se conformaba con relatar corridas. Por la época de su asesinato, estaba investigando los nexos entre el narcotráfico y el mundo de los toros. Al parecer, los capos de la mafia estaban lavando dinero a través de la cría de ganado y las ferias taurinas.

La noche del 22 de febrero de 1998 unos desconocidos lo forzaron a subirse a un taxi. Su cuerpo sin vida fue encontrado cerca a la Fiscalía General de la Nación con tres impactos de bala. 20 años después, el crimen prescribió en la impunidad.

Publicado en Impunidad casos

La Fundación para la Libertad de Prensa rechaza la negligencia del Estado en el caso del periodista Oscar García Calderón, asesinado el 22 de febrero de 1998 en Bogotá.

García Calderón era uno de los cronistas taurinos más reconocidos del diario El Espectador en los años 90 del siglo pasado. Pero más allá de los episodios dentro de la arena, el reportero también estaba investigando los nexos entre la actividad taurina y grupos ilegales. Al parecer, algunos narcotraficantes estaban lavando dinero a través de la compra de ganado y las corridas de toros.

Según reportó en su momento la organización estadounidense Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), García planeaba escribir un libro y ya había arreglado una reunión con el Fiscal General para exponerle sus hallazgos.

En la noche del 22 de febrero de 1998, Oscar García estaba saliendo del periódico cuando unos desconocidos lo forzaron a subir a un taxi. El cuerpo sin vida de García, con tres impactos de bala (dos en la cabeza, uno en el cuello), fue hallado cerca de la Fiscalía General de la Nación. Los asesinos no le quitaron un anillo de oro ni su reloj, lo cual indicaba que el crimen era más que un simple atraco.

Hace un mes, la Fundación para la Libertad de Prensa envió un derecho de petición a la entidad para indagar sobre los avances en este caso. La respuesta de la Fiscalía es el reflejo lamentable de la constante impunidad en los crímenes contra la prensa en Colombia.

A pesar de los 20 años transcurridos desde su muerte, la investigación permaneció inactiva y no logró avanzar más allá de una etapa previa. En consecuencia, no hay ninguna persona señalada como presunto autor del delito.

Además, la Fiscalía 7 Especializada contra violaciones a los DD.HH ni siquiera indagó sobre las razones de su homicidio y el nexo con su labor como periodista y decidió archivar la investigación penal, sin adoptar medidas adicionales para darle impulso o al menos evitar la prescripción del caso.

De esta manera, ante una reprochable y completa parsimonia, prescribe en total impunidad un crimen más en contra de un periodista en Colombia.

Este año podrían prescribir otros 3 crímenes. La FLIP espera que la justicia colombiana opere para ofrecer respuestas a las víctimas y garantías para los periodistas que siguen trabajando en medio de la impunidad que cobija a los victimarios.

Crímenes que están próximos a prescribir:

Nelson Carvajal Carvajal, asesinado el 16 de abril de 1998 en Pitalito, Huila.

Bernabé Cortés, asesinado el 19 de mayo de 1998 en Cali, Valle del Cauca.

Amparo Leonor Jiménez Pallares, asesinada el 11 de agosto de 1998 en Valledupar, Cesar.

Publicado en Pronunciamientos