Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 
Viernes, 19 December 2003 02:00

Asesinado periodista en Buenaventura

El periodista William Soto Cheng de 46 años fue asesinado el 18 de diciembre de 2003 en Buenaventura, ciudad al occidente del país. Hacia las 3:30 de la tarde, dos sujetos que se movilizaban en una moto le dispararon en tres ocasiones en cercanías al canal de cable Telemar. Era casado y tenía un hijo.

Soto ejercía el periodismo desde hacía 16 años. Su trayectoria periodística la desarrolló en medios radiales como Radio Buenaventura, RCN y otras emisoras en el Valle y en Risaralda. En las versiones recogidas por la FLIP, periodistas de Buenaventura señalan que William Soto había manifestado sus intenciones de salir hacia Cali por amenazas previas que pesaban en su contra. De estas amenazas no tenía conocimiento la FLIP ni las autoridades regionales. 

Soto dirigía varios programas en radio y televisión. En ellos denunciaba la corrupción administrativa, presentaba sus opiniones y trataba temas deportivos. Varios periodistas de la región afirman que recientemente había denunciado la existencia de un fraude electoral en el que habrían participado algunos miembros de instituciones públicas del municipio. Estas instituciones denunciaron a Soto por dichas opiniones, de las cuales el periodista se retractó posteriormente. 

El comandante de la Policía del puerto, Carlos Alberto Monrroy, manifestó a la FLIP que el caso se encuentra en investigación y que prontamente esperan tener resultados.

Durante este año en Buenaventura se han presentaron dos amenazas a periodistas. Según Manuel Barrantes, vicepresidente de la Unión de Periodistas de Buenaventura, persiste un ambiente hostil a la hora de ejercer el periodismo. 

Con William Soto son 5 los periodistas que han asesinadoDurante el año en razón de su oficio. La FLIP hace un llamado a las autoridades para que de manera efectiva investiguen, juzguen y sancionen a los responsables de este ataque contra la libertad de prensa y espera que este no sea un crimen más en la impunidad.