Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 
Lunes, 24 July 2006 03:00

Acusados dos paramilitares y un exalcalde por asesinato

La Fiscalía General de la Nación acusó a dos miembros de las autodefensas como responsables del homicidio del periodista José Emeterio Rivas Rivas, ocurrido el seis de abril de 2003 en Barrancabermeja, Santander. En el mismo pronunciamiento, la Fiscalía acusó al exalcalde de esa ciudad, Julio César Ardila Torres, por favorece la acción de los grupos paramilitares en la zona.

Según el comunicado oficial de 16 de mayo pasado, la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de la Fiscalía acusó a Pablo Emilio Quintero Dodino, alias 'Bedoya', y Bolmar Said Sepúlveda, alias 'Wilmar', como responsables de los delitos de sedición, concierto para cometer homicidio, homicidio múltiple agravado y fabricación, tráfico y porte ilegal de armas. Quintero está declarado como persona ausente en el proceso y Said Sepúlveda está privado de la libertad en la cárcel de Cómbita, Boyacá, precisó la Fiscalía.

Por su parte, Ardila Torres fue acusado por el delito de sedición por acciones que facilitaron la acción de los paramilitares. El diario La Nación de Huila informó el 18 de mayo pasado que el exalcalde se encuentra en libertad.

José Emeterio Rivas era teólogo de profesión y desde 1999 dirigía el programa 'Las fuerzas vivas', un espacio de opinión y línea abierta en la emisora Calor Estéreo. Allí el periodista denunciaba irregularidades en la administración pública, abría los micrófonos a la comunidad y cuestionaba las acciones de los grupos irregulares.

Rivas fue asesinado junto con el estudiante universitario Pablo Emilio Montesinos. Sus cuerpos fueron encontrados baleados en la vía Barrancabermeja - Santander. Al parecer, el comunicador pretendía entrevistarse con miembros de grupos paramilitares para solucionar las amenazas en su contra.

El periodista, de 44 años, estaba vinculado al Programa de Protección a Periodistas del Ministerio del Interior desde enero de 2001. Contaba con un escolta de la Policía y un equipo de comunicaciones. Pocos días antes del asesinato, le había solicitado el Programa una ampliación en el esquema de protección.