Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 
Viernes, 29 April 2005 03:00

A periodista colombiano le conceden detención domiciliaria

Hoy, 29 de abril, el periodista Emiro Goyeneche retorna a su casa en el municipio de Saravena (Arauca) al nororiente de Colombia. Luego de permanecer 20 meses en la cárcel acusado del delito de rebelión, hace dos días, el 27 de abril, al reportero le fue concedida la detención domiciliaria, mientras el juez que conoce su caso dicta la sentencia.

Goyeneche le manifestó a la FLIP su preocupación por el riesgo que corre al volver a Saravena. Señaló que mientras estuvo detenido un amigo lo informó que escuchó una conversación entre dos paramilitares donde manifestaban que tan pronto les fuera posible matarían al periodista.

La FLIP le solicita a la policía de Saravena que se le brinden medidas de protección para garantizar la vida e integridad del periodista.

Antecedentes

El 21 de agosto de 2003 el reportero fue capturado por miembros de la Brigada XVIII, ubicada en Arauca. Ese día el ejército hizo efectivas 29 ordenes de captura, entre ellas la del periodista Goyeneche. Luego de permanecer en la brigada durante más de ocho horas, fue traslado a Bogotá y, posteriormente, el 14 de noviembre de 2003, fue recluido en la cárcel de Cómbita en el departamento de Boyacá. Cómbita es una cárcel de máxima seguridad, donde están recluidos los presos más peligrosos del país.

Goyeneche llevaba 7 años ejerciendo periodismo radial en Saravena. Como locutor realizaba trabajos periodísticos y dirigía un espacio deportivo y uno musical.

Goyeneche se trasladó a Bogotá y se acogió al Programa de Protección del Ministerio del Interior junto con otros 12 periodistas de Arauca, después del homicidio del periodista Luis Eduardo Alfonso, en marzo de 2003. En julio de ese mismo año el periodista retornó a Saravena.

A la espera del fallo

El periodista dijo a la FLIP que la audiencia de juzgamiento fue el 18 de febrero de 2005. Según el Código de Procedimiento Penal, el juez de Saravena, Eduardo Ferreira Rojas, tenía, a partir de esa fecha, 15 días hábiles para dictar sentencia.

Hasta la fecha han pasado 45 días hábiles sin que aun se haya dictada sentencia.
En consecuencia el periodista debe permanecer en su casa privado de su libertad y debe solicitar un permiso especial para trabajar desde allí.