Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 
Jueves, 17 October 2002 03:00

Periodistas agredidos en el aeropuerto de Bucaramanga

Javier Orlando Mantilla, periodista de Productores de Televisión (PTV) y Colmundo Radio, y Edison Figueroa Benítez, camarógrafo de PTV, fueron agredidos por miembros de la Estación de Policía del aeropuerto de Palonegro en Bucaramanga (Santander), una ciudad al nororiente de Colombia.

El hecho ocurrió el 16 de octubre de 2002, cuando los periodistas se disponían a realizar una nota sobre el viaje del equipo de fútbol Atlético Bucaramanga a Medellín. Llegaron al aeropuerto hacia la 1:15 pm. El teniente encargado de la Estación de Policía, de apellido Guevara, les preguntó si iban a hacer imágenes en el interior del aeropuerto, a lo que los periodistas respondieron que no. "Nuestra intención era solamente hacer algunas tomas de los jugadores en las afueras del aeropuerto", le dijo a la FLIP el camarógrafo Edison Figueroa.

Al llegar los jugadores de fútbol, el camarógrafo comenzó a filmarlos mientras se bajaban del bus y se alistaban para entrar al aeropuerto. En ese momento se acercó un vigilante y les preguntó por qué estaban haciendo esas imágenes. Le respondieron que el Teniente Guevara ya estaba al tanto de ello y prosiguieron con su trabajo. Una vez terminaron de filmar, el camarógrafo apagó la cámara y, pocos minutos más tarde, acompañó al periodista Mantilla al interior del aeropuerto para que éste realizara algunas entrevistas a los jugadores, que iban a ser transmitidas vía telefónica a la emisora Colmundo Radio.

Mantilla, con su teléfono celular en la mano, iba a comenzar las entrevistas cuando tres agentes de la Policía se acercaron y le dijeron que quedaba detenido y que debía acompañarlos a la estación.

Les preguntó la razón de su detención sin obtener respuesta. Lo llevaron a donde se encontraba el Teniente Guevara, a quien también le preguntó mientras transmitía por celular lo que estaba ocurriendo. El Teniente le quitó el celular y lo apagó. Mantilla logró recuperar su teléfono, pero cuando intentó nuevamente comunicarse con la emisora, el teniente y sus agentes se lo impidieron. Lo sacaron del aeropuerto y cuando les pidió explicación, cinco agentes lo inmovilizaron. Mantilla le pidió al camarógrafo que grabara lo que estaba pasando, pero de inmediato tres agentes se abalanzaron contra él, dañándole la cámara.

Sujetándolo de un brazo y del cuello, los agentes de Policía llevaron a Mantilla a la estación. "Yo le pedía que no me agarrara así, pues no era ningún delincuente", afirmó el periodista.

Cuando se encontraban en la estación, Mantilla intentó explicarle al Teniente Guevara que todas las imágenes que habían hecho eran de los jugadores de fútbol, en las afueras del aeropuerto. Le pidió que las revisara y cuando el teniente aceptó hacerlo y el camarógrafo se disponía a mostrárselas, un agente sorpresivamente lo golpeó en el abdomen.

El Teniente Guevara le advirtió entonces al periodista que él podría detenerlos durante 24 horas, pero que solamente iba a hacerles un llamado de atención en privado. Según Mantilla, "asustado con todas estas amenazas verbales", aceptó firmar el llamado de atención, en el que se comprometía a decir al día siguiente en la emisora que todo había sido un malentendido. Después de más de dos horas de estar detenidos, los periodistas salieron de la estación.

Estos hechos fueron denunciados por los periodistas en una carta enviada al Comandante encargado de la Policía de Santander, Coronel Álvaro Becerra, y a otros organismos públicos como la Defensoría del Pueblo.

Según el Coronel Becerra, quien se reunió con los periodistas agredidos, se iniciará una investigación con los funcionarios involucrados para establecer la veracidad de los hechos. "No estoy de acuerdo con lo sucedido, pero no es conveniente hacer de esto algo muy grande", agregó.