Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 

La FLIP rechaza los actos de estigmatización e intento de censura realizados por la Alcaldía de Chaparral, Tolima hacia la emisora comunitaria La Radio de mi Gente. Estos señalamientos podrían desencadenar en ataques o amenazas contra los y las periodistas del medio. Además, atacan el libre ejercicio del periodismo. 

El pasado 15 de septiembre, la Alcaldía de Chaparral y la empresa Empochaparral —prestadora del servicio público domiciliario de agua potable y alcantarillado en el municipio— emitieron un comunicado en el que afirman que la empresa, sus funcionarios y su gerente han sido víctimas de persecuciones y ataques persistentes por parte de la Emisora Comunitaria La Radio de mi Gente 93.5 FM. Asimismo, denuncian que existe “una persecución y ataques persistentes” y que han “evidenciado una campaña de odio, burla y desprestigio contra Empochaparral donde en muchas ocasiones se falta a la verdad”.

Este comunicado fue emitido después de que se debatiera al aire sobre la mala calidad de la prestación del servicio de acueducto y el mal trato de los empleados de la empresa hacia los habitantes del municipio. La emisora habilitó un espacio de micrófonos abiertos en el que la comunidad compartió su inconformidad por la falta acceso a agua potable y en el que los comunicadores opinaron al respecto. La protección del espacio de opinión y de veeduría ciudadana sobre la prestación de un servicio público es esencial para la consolidación de una democracia, pues forja un espacio comunitario de interés público para el acceso a derechos fundamentales.

La FLIP expresa su preocupación por las estigmatizaciones promovidas desde la Alcaldía contra la emisora comunitaria. Este tipo de señalamientos son altamente riesgosos para los y las periodistas pues pueden ser vistos por terceros como escenarios de permisividad para atentar contra su integridad. Esto es extremadamente preocupante si se tiene en cuenta que el director recibió amenazas contra su vida hace un mes. La tarde del 17 de agosto Héctor Fabián Chila Cruz, director de la emisora, recibió una llamada en la que personas desconocidas le dijeron: “lo vamos a matar por sapo”.

Esta situación genera un ambiente de hostilidad para el debate público e intimida a quienes investigan hechos de alto interés en el municipio y el departamento. En lo corrido del año, hemos documentado diecinueve agresiones contra periodistas en Tolima. Nos preocupan especialmente las ocho amenazas, las tres agresiones físicas, y el caso de espionaje.

La FLIP hace un llamado a la Alcaldía Municipal de Chaparral y a la Empresa Empochaparral para que tramiten sus desacuerdos con la prensa mediante los mecanismos correspondientes como la rectificación. Los funcionarios deben utilizar herramientas menos lesivas para actualizar o corregir la información, y así abstenerse de  señalar de manera pública e injustificada a los medios de comunicación y de generar un nuevo factor de riesgo para la integridad de los y las comunicadoras.

El ejercicio del periodismo es esencial para el mantenimiento de la democracia en las sociedades abiertas. Las emisoras comunitarias tienen un papel fundamental en el acceso de la ciudadanía a información sobre temas que le afecta directamente. La Alcaldía no puede pretender silenciar las denuncias de la comunidad haciendo uso de los canales oficiales. En ese sentido, la FLIP hace un llamado a la Procuraduría General de la Nación para que de oficio investigue la falta disciplinaria por la restricción del derecho a la libertad de prensa y de expresión, de conformidad a su Directiva 011 de 2021.

Finalmente, la FLIP le solicita a la Unidad Nacional de Protección (UNP) que tenga en cuenta estos hechos en el estudio de nivel de riesgo del director de la emisora Héctor Fabián Chila, para que implemente las medidas necesarias e idóneas para proteger su vida e integridad. También, solicitamos a la Fiscalía General de la Nación que avance con la investigación de la amenaza, pues en tanto no se desactive el riesgo, permanece la situación de riesgo del periodista. La amenaza latente a su integridad,  tiene un efecto inhibidor cuando encuentra respaldo en la inacción del estado y la impunidad.



Published in Pronunciamientos

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) rechaza las intimidaciones y amenazas que ha recibido el periodista Andrés Benavides, director de la emisora comunitaria Paraíso Stereo 96.3 FM.

El pasado 1 de septiembre el periodista Andrés Benavides fue interceptado en una carretera que conduce de Puerres a la vía Panamericana, en el departamento de Nariño, por tres hombres que lo abordaron y le preguntaron si era director del medio. Cuando el periodista respondió que sí, los hombres le advirtieron que lo mejor era que se retirara de la emisora si no quería pagar las consecuencias.

Después, el 6 de septiembre el periodista recibió un mensaje amenazante proveniente de un número desconocido. El mensaje le exigía retirarse del medio y entregar los elementos físicos con los que funciona la emisora. El texto decía: “los sapos mueren por la boca y usted la tiene grande”. Además, la locutora del medio recibió un mensaje donde se le advertía que debía reclamar su indemnización y retirarse del medio.

El periodista publica noticias sobre la comunidad, como temas de cultura, salud y noticias sobre la administración de Puerres. Además, en 2017 denunció un caso de acoso sexual y pederastia por parte de un sacerdote de Puerres. Según el periodista, desde entonces han sido recurrentes las presiones para obligarlo a renunciar al medio.

La FLIP rechaza enfáticamente la coacción al periodista para que se aparte del medio y silencie su trabajo. En el 2020, la FLIP registró tres amenazas a periodistas de medios comunitarios en el departamento de Nariño. Las emisoras comunitarias tienen el enorme reto de ejercer su labor informativa en medio de difíciles contextos de riesgo y condiciones económicas precarias. Este tipo de acciones intimidatorias aumentan su vulnerabilidad y conducen a la autocensura.

Según los datos de nuestra investigación Cartografías de la información, en Puerres el único medio de comunicación que opera es esta emisora comunitaria. Por esta razón, es de especial preocupación que se busque silenciar al único medio informativo, así la ciudadanía quedaría con un gran vacío informativo para conocer lo que sucede en su región. 

La radio comunitaria es una manifestación democrática, por lo que garantizar las condiciones de seguridad para su funcionamiento es esencial. La Corte Constitucional ha destacado su importancias en la medida que “cumple un rol fundamental en el fortalecimiento de la democracia y la participación en las pequeñas comunidades rurales o urbanas destinatarias, ya que contribuye a formar redes de solidaridad entre vecinos, permite la toma de decisiones informadas acerca de los asuntos locales, promueve el desarrollo social, la convivencia pacífica, la construcción de ciudadanía y de identidades culturales y sociales, y contribuye a mejorar la provisión de otros servicios y a mejorar la calidad de vida de la población”. 

La FLIP expresa su preocupación por estos hechos y solicita a la Unidad Nacional de Protección (UNP) que inicie la evaluación de riesgo, con enfoque diferencial, con el fin de implementar las medidas de seguridad necesarias para salvaguardar la vida e integridad del periodista Andrés Benavides. Además, la FLIP insta a la Fiscalía General de la Nación para que se investiguen y esclarezcan estos hechos, teniendo en cuenta que la impunidad promueve la autocensura como mecanismo de autoprotección.  

Published in Pronunciamientos

El 11 de junio de 2019 fue asesinado en el municipio de Samaniego (Nariño) el periodista José Libardo Montenegro, integrante de la emisora comunitaria Samaniego Estéreo. Según la gobernación de Nariño, un reporte de la fuerza pública señala que el asesinato fue cometido en horas de la noche por dos sicarios que se desplazaban en moto.

La FLIP se comunicó con Ricardo Álvarez, compañero de Libardo en Samaniego Estéreo. Los periodistas trabajaban juntos de lunes a viernes. Según Álvarez, Libardo presentaba varias secciones de la emisora: programa informativo El despertador, en la mañana; luego el magacín Café al día y un programa de dos a cuatro de tarde con música y cápsulas informativas. De acuerdo con Álvarez, Libardo publicaba información del municipio, centrándose en noticias municipales y departamentales.

En la noche del asesinato, el periodista Leobar Ibarra Fernández, director del programa Nuestro Sur Televisión, informó que Libardo le había concedido una entrevista esa mañana. Según Ibarra, en la entrevista hablaron de un encuentro por la paz que éste estaba organizando para el viernes 14 de junio, por la defensa de la vida y los derechos humanos en Samaniego.

Adicionalmente, según Giovanni Melo, coordinador de la Oficina Local de Paz de la Secretaría de Gobierno de Samaniego, no tienen reporte de amenazas en contra de Montenegro. Melo añadió que el contexto de seguridad del municipio es complejo y que han hecho varios llamados al gobierno nacional para que investigue e intervenga sobre esta situación.

Según cifras de Cartografías de la Información, Samaniego hace parte de los 578 municipios con déficit de oferta de información local o zonas silenciadas. En el municipio sólo hay cinco medios de comunicación: dos son de fuerza pública, una radio comercial, un canal de televisión comunitario y una emisora comunitaria que es Samaniego Estéreo 104.1 FM. Se tiene registro de un solo informativo: el de la emisora comunitaria en la que trabajaba Libardo Montenegro..

De acuerdo con Fundepaz, 15 defensores de DDHH han sido asesinados en lo corrido del año en Nariño. El 20 de mayo fue asesinada por dos sicarios en el mismo municipio Paula Andrea Rosero Ordóñez, personera del municipio. De acuerdo con el diario El Espectador, Rosero habría recibido amenazas luego de denunciar malos manejos en el hospital local. Por otro lado, según Caracol Radio, el mecánico Víctor Fernando Corrales fue asesinado horas antes del crimen contra Montenegro en el mismo municipio.

La FLIP conoció un audio en el que el Coronel Jhon Peña, subcomandante de la Policía de Nariño, expresó que Libardo Montenegro se desempeñaba como locutor, en actividades de perifoneo en el municipio. Como se indicó anteriormente, la FLIP documentó que Montenegro era un periodista reconocido en el municipio con una larga trayectoria en medios de comunicación incluyendo la conducción de un programa informativo.

La calificación de la Policía no solo es precaria sino contradictoria con la labor que Montenegro desarrollaba en el municipio. Si bien la relación del asesinato con el oficio está en proceso de documentación, no hay un solo insumo para que la Policía desconozca su condición de periodista. Cuando las autoridades desconocen el rol de periodista se puede afectar las cifras oficiales de registro y monitoreo del fenómeno de violencia contra la prensa. Los impactos de esta reacción -imprudente- se agudizan en municipios como Samaniego donde la prensa regional es escasa y vulnerable.

La FLIP rechaza el asesinato del periodista Libardo Montenegro y hace un llamado a las autoridades para que se investiguen los hechos y se sancione a los responsables. Además la Fundación le solicita a la Fiscalía que tenga como hipótesis de la investigación sobre los móviles del crimen el desarrollo de su labor periodística. La FLIP se solidariza con los familiares y colegas de Libardo Montenegro y continuará la documentación del caso.










Published in Pronunciamientos