Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 
  •  Tres periodistas gráficos fueron detenidos por más de 24 horas.

  • Los tres se identificaron como prensa antes de ser agredidos e intimidados.
  • La FLIP hace un llamado a la Procuraduría para que investigue a los uniformados y demás funcionarios que participaron en la violación al debido proceso.

 

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) expresa su preocupación por las situaciones de violencia contra la prensa que se presentaron durante la detención de los reporteros gráficos que cubrían las manifestaciones en Medellín el pasado lunes 15 de junio. La FLIP le solicita a las autoridades que investiguen los hechos para sancionar a los funcionarios responsables de estas situaciones. 

El pasado 16 de junio los periodistas Harrison Agudelo, Juan Carlos Londoño y Juan Pablo Herrera fueron dejados en libertad después de estar detenidos por más de 24 horas sin que se definiera su situación jurídica. La FLIP se contactó con ellos y relataron los abusos policiales de los que fueron víctimas mientras cubrían las manifestaciones y durante el tiempo de reclusión en la Fiscalía General de la Nación.

Agudelo comenta que mientras registraba los operativos de la fuerza pública durante la manifestación, un carabinero se le acercó y lo golpeó con el bastón de mando. A pesar de que el reportero se identificó como prensa el policía reaccionó de manera agresiva, lo intimidó e insultó. Agudelo comenta que decidió salir de ese lugar y más adelante se encontró con varios policías motorizados que lo detuvieron a él y a un manifestante. Además, afirma que estaba debidamente identificado y aun así la policía continuó con la persecución hasta capturarlo.

Por su parte, Juan Carlos Londoño asegura que también fue abordado por un grupo de policías en moto y un carabinero. Según su testimonio, en ese momento tomó su cámara y su carné, levantó la mano y se identificó como prensa. Sin embargo, los policías actuaron violentamente halándole el pelo y lanzándolo al suelo hasta llevarlo a un vehículo en el que después lo trasladaron en compañía de los demás manifestantes detenidos.

Los relatos de los reporteros gráficos coinciden en que certificaron su calidad de periodistas mostrando sus equipos y sus credenciales de prensa al momento de recibir las agresiones. Sin embargo, esto no fue suficiente para evitar los ataques por parte de los uniformados.

En conversación con los reporteros, la FLIP tuvo conocimiento de que durante la detención se presentaron malos tratos, físicos y psicológicos, y no hubo acciones preventivas ni medidas de bioseguridad para mitigar los riesgos de la emergencia sanitaria durante la detención. Igualmente, manifestaron inconformidad por las amenazas provenientes de algunos miembros de la Policía. 

Los reporteros gráficos estuvieron detenidos durante más de 24 horas en las que se les violaron sus derechos al debido proceso. Además de que los mantuvieron incomunicados durante el tiempo de detención sin que hubiese de por medio un proceso judicial, los periodistas no tuvieron acceso a una legítima defensa.  

La FLIP rechaza esta situación de violencia contra la prensa y contra el debido proceso de los reporteros que fueron detenidos ilegalmente. También, reitera la solicitud a la Policía Nacional para que inicie la investigación disciplinaria sobre estos hechos con el fin de sancionar a los uniformados responsables de estas actuaciones violentas.

La FLIP les recuerda a los miembros de la Policía Nacional su deber de cumplimiento del Código de Policía, que establece que cualquier ciudadano puede registrar los procedimientos policivos sin ningún tipo de restricción. En ese sentido, es importante que la Policía garantice la labor periodística en estos escenarios y conciba la presencia de las cámaras como una garantía de transparencia sobre sus operativos y no como un obstáculo para adelantar sus labores.

Por otro lado, la Fundación le hace un llamado a la Procuraduría General de la Nación para que investigue a los responsables de la detención arbitraria y a quienes participaron en la violación al debido proceso de los periodistas agredidos. 

 

 

 

Published in Pronunciamientos

Organizaciones en defensa de la Libertad de Expresión y el periodismo a nivel mundial, condenamos la intimidación y la censura de Nicolás Maduro a periodistas de Univison.

En la noche del lunes 25 de febrero la cadena Univision denunció que su equipo desplegado en Caracas, liderado por el periodista Jorge Ramos, había sido retenido de manera arbitraria por orden de Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores, sede del gobierno venezolano. Los hechos sucedieron en medio de una entrevista en la que Maduro se molestó por las palabras que usó Ramos para referirse a él.

Posteriormente Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación de Maduro, dijo a Univision que el equipo periodístico estaba en libertad y ya iba camino a un hotel. En una conversación telefónica transmitida en vivo por Univision, el mismo Ramos confirmó que el grupo integrado por 6 personas se encontraba en buenas condiciones pero que las cámaras, sus celulares y el material periodístico que habían grabado les había sido confiscado por agentes de seguridad de Maduro luego de ejercer acciones de intimidación contra ellos. Ramos advirtió que esperaba no tener problemas para salir de Venezuela. En la mañana del martes 26 el equipo fue deportado hacia Estados Unidos.

Ante la gravedad de los hechos las organizaciones que suscriben este comunicado hacemos saber a la opinión pública que:

●    Esta detención constituye una violación grave a la libertad de prensa y afecta el derecho a la libertad de información en el desarrollo de hechos que son de interés global.

●    Los antecedentes de por lo menos 19 periodistas detenidos en Venezuela durante lo corrido del 2019 confirman un patrón de desprecio a los valores democráticos por parte de Nicolás Maduro, donde la restricción a la libertad de los periodistas es utilizada como mecanismo de chantaje en el marco de la crisis que atraviesa ese país.

●    La arbitrariedad de este acto de censura se agrava al ocurrir en el curso de una entrevista con el mismo Nicolás Maduro y en la sede histórica del gobierno venezolano.

●    El decomiso del material periodístico, incluyendo cámaras y teléfonos celulares, configura un acto de censura continuado en el tiempo hasta tanto no se proceda a su devolución.

●    Convocamos a la comunidad internacional, incluyendo a los países que reconocen a Maduro como presidente, a que en el marco de los compromisos que han suscrito ante el derecho internacional presten especial observancia a las garantías para una prensa libre en Venezuela. Lo anterior teniendo en cuenta que el respeto por la libertad de prensa es un requisito imprescindible y prioritario en curso de las relaciones internacionales.

●    Solicitamos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos decretar medidas de protección cautelar a los periodistas que están cubriendo la crisis venezolana.

●    Manifestamos nuestra solidaridad con los periodistas detenidos y el equipo de noticias de Univision.

●    Convocamos al periodismo de las Américas a sumar esfuerzos solidarios y de unión con el fin de mantener a la comunidad internacional informada sobre lo que sucede en Venezuela.

 

Firman:

Proyecto Antonio Nariño

Asociación Colombiana de Medios de Información AMI

Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano FNPI

Fundación para la Libertad de Prensa FLIP

José Miguel Vivanco, Director para las Américas de Human Rights Watch

Associação Nacional de Jornais de Brasil, Brazilian Newspaper Association

Robert F. Kennedy Human Rights

Asociación Nacional de la Prensa ANP de Chile

Asociación Mundial de Diarios y Editores de Noticias WAN-IFRA

Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos AEDEP

IFEX-ALC

Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas ADEPA

Reporteros Sin Fronteras

International Media Support IMS

Comité para la Protección de los Periodistas CPJ

Sociedad Interamericana de Prensa SIP

Published in Pronunciamientos

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) rechaza la detención ilegal de la que está siendo víctima María Montiel, corresponsal de Colombia Informa en Santander. La situación se presentó en el sur del Cesar.

El sábado 1 de julio la reportera se trasladó al corregimiento de Ayacucho, Cesar, para cubrir las manifestaciones de la comunidad de La Mata que exigen concertaciones con la empresa Ecopetrol. Según miembros del portal Colombia Informa, uniformados del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) agredieron a los manifestantes y Montiel lo registró con su cámara.

Leonardo Jaimes, abogado de la periodista, cuenta que los oficiales intentaron quitarle la cámara a la periodista y la golpearon fuertemente. La FLIP tuvo conocimiento de que Montiel estaba plenamente identificada debido a que portaba chaleco de prensa y credencial del medio de comunicación. Adicionalmente, era notoria su actividad periodística por los equipos que portaba. Los miembros del Esmad detuvieron a la reportera y la trasladaron hacia la estación de Policía de Aguachica, donde a estas horas permanece detenida acusada de agresión a funcionario público.

Según Jaimes, el fiscal que lleva el caso le informó que la periodista permanecerá detenida en la estación mientras se legaliza su captura. El abogado asegura que Montiel tiene lesiones en su rostro por los golpes que recibió y que no se le ha prestado atención médica. La FLIP intentó comunicarse con miembros de la Policía en Cesar pero hasta el momento de esta publicación no tuvo respuesta.

La FLIP rechaza la detención ilegal en contra de la reportera y le exige a la Fiscalía General de la Nación que la periodista sea dejada en libertad. La Fundación le solicita a la Policía que aclare lo sucedido y que se inicie una investigación disciplinaria contra los policías que hicieron parte del operativo. 

 

Actualización

En la mañana del domingo 2 de julio, la periodista María Montiel fue puesta en libertad después de 31 horas de detención ilegal. El fiscal del caso tomó la decisión después de una serie de interrogatorios en los que se expusieron las pruebas que demostraron la inocencia de la periodista. Jaimes, el abogado de Montiel, iniciará una acción penal y una queja disciplinaria en contra de los policías implicados. 

La Fundación solicita que se inicie la investigación disciplinaria en contra de los agentes de la Policía que participaron en esta agresión. 

Published in Pronunciamientos

La FLIP rechaza la detención ilegal de la que fueron víctimas Martha Elena Monroy y Helmer González, reporteros del diario caldense. Los responsables fueron miembros de la estación de Policía del municipio de Aguadas.

Published in Pronunciamientos

La FLIP rechaza la detención de Esteban Vanegas, reportero gráfico de El Colombiano y Q’hubo, por parte de la Policía de Medellín. Este tipo de actuaciones se constituyen en censura previa y son una grave violación de la libertad de prensa.

Published in Pronunciamientos