Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 
Tuesday, 16 February 2021 12:22

Periodista es agredido por miembros del ESMAD en Popayán

Periodista es agredido por miembros del ESMAD en Popayán Camilo Fajardo

La FLIP rechaza la agresión y obstrucción al trabajo periodístico de la que fue víctima el periodista Camilo Fajardo por parte de miembros del ESMAD el pasado 15 de febrero en la ciudad de Popayán. La Fundación exige a las fuerzas policiales el respeto de la labor de la prensa y garanticen el derecho constitucional de información, sobre todo, en escenarios de protesta social. 

Fajardo, corresponsal de CM& en la región del Cauca y periodista independiente, se encontraba cubriendo en la Alcaldía de Popayán las manifestaciones que se estaban desarrollando por parte de estudiantes, quienes reclamaban la implementación del programa de “Matrícula Cero” para las universidades de la ciudad. En medio de la manifestación, hubo forcejeos entre un grupo de estudiantes y la fuerza pública; situación que el periodista registró y transmitió vía Facebook. En el vídeo grabado por Fajardo, se observa que mientras él intentaba registrar una situación en la que varios miembros de la Policía tenían retenido a uno de los manifestantes, un integrante del ESMAD se acercó, lo empujó y le dijo “Quítese, quítese, no está escuchando o qué”. Momentos después, se observa que dicho integrante del ESMAD lanzó una granada de aturdimiento a los pies del periodista, quien pateó el artefacto para protegerse. 

Más tarde, el periodista estaba grabando las agresiones de los uniformados a una de las manifestantes, cuando sintió que lanzaron otra granada a sus pies, intentó patearla, pero esta explotó y lo dejó herido, por lo que tuvo que retirarse del lugar para recibir atención médica. 

Posteriormente, el periodista se acercó al Coronel Boris Albor, Comandante de la Policía Metropolitana de Popayán, para reportar las agresiones, a lo que el Comandante respondió: “Yo siempre lo he dicho y lo manifestado: he sido respetuoso de los derechos humanos y de todas las personas que están en la protesta pacífica pero por vías de hecho no hemos permitido eso. Y usted también señor periodista pateó la granada de aturdimiento, usted ha estado todo el día acompañándolos”. 

 

La respuesta del Comandante en la que insinúa una justificación de la agresión contra el periodista parte de un prejuicio en contra de quienes hacen este tipo de reportajes y desconoce su rol en el flujo de información sobre las razones de la protestas y su rol fundamental en un Estado Social de Derecho.

Para la FLIP resulta altamente preocupante que persisten las agresiones contra la prensa que reporta sobre las manifestaciones a pesar de que, hace ya cinco meses, la Corte Suprema de Justicia ordenó al Estado colombiano que cesen las agresiones de la fuerza pública respecto de quienes, de manera pacífica, se manifestaron y de quienes hacían el cubrimiento periodístico.

Los hechos descritos demuestran que no se está dando cumplimiento al "Estatuto de Reacción, uso y verificación de la fuerza legítima del Estado y protección del derecho a la protesta ciudadana" -Decreto 003 del 05 de enero de 2021-. Por una parte, no se está garantizando la protección transversal a la prensa en el marco de las manifestaciones, que se establecieron a favor de la prensa. Por otra parte, tampoco se está acatando el uso de la fuerza en el marco de la legalidad. Las actuaciones del agente del Esmad, en este caso, parecen un uso desproporcionado, malintencionado e injustificado de la fuerza. Esto revela que se no ha superado la violencia sistemática.

Por lo anterior, la FLIP hace un llamado urgente a la Procuraduría General de la Nación para que investigue y sanciones disciplinariamente las violaciones a la libertad de prensa en el marco de las manifestaciones sociales. Para tal efecto, solicitamos a la Alcaldía de Popayán que entregue la información de los miembros de la fuerza pública que causaron daño a la integridad o vida de las personas durante la manifestación, en particular respecto de la obstrucción y agresión al periodista Camilo Fajardo con el fin de aplicar las sanciones a las que haya lugar.