Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 
Friday, 02 October 2020 14:31

Periodista del oriente antioqueño es amenazado a través de un panfleto 

  • Desconocidos dejaron un panfleto en la entrada de la vivienda del periodista Óscar Castaño.

  • Castaño ha estado investigando casos de corrupción en varios municipios de Antioquia.

  • La UNP tiene conocimiento de este caso desde hace dos días, la FLIP le solicita que evalúe con celeridad este caso.

La FLIP rechaza las intimidaciones contra el periodista Óscar Castaño, director del programa Oriéntese, transmitido por la emisora Coredi 90.5 fm y el canal Acuario Televisión. La Fundación hace un llamado a las autoridades competentes para que protejan al periodista e investiguen estos hechos con celeridad.

Castaño le informó a la FLIP que el pasado 29 de septiembre le dejaron en la entrada de su casa un panfleto con una amenaza de muerte. Lo señalan de ser un “sapo” y de estar “metiéndose en lo que no le importa”. 

El periodista ha estado realizando denuncias sobre irregularidades en la contratación, en medio de la pandemia, por parte de las administraciones de los municipios de Argelia y Granada en el departamento de Antioquia.  Además, el reportero ha hecho un seguimiento periodístico al caso de trece concejales de Rionegro investigados por incurrir en presuntas irregularidades en la elección del Personero de ese municipio para la vigencia 2016-2019. Así mismo, Castaño ha alertado sobre la posible reorganización de grupos armados en el oriente antioqueño, a raíz del robo a treinta vehículos en la vía Bogotá-Medellín ocurrido el pasado 26 de septiembre.

La FLIP le solicita a la Unidad Nacional de Protección (UNP), que conoce esta amenaza desde hace dos días, que evalúe con celeridad estos hechos con el fin de implementar las medidas de seguridad necesarias para salvaguardar la vida y la integridad del periodista. También le exige a la Fiscalía General de la Nación y a las autoridades competentes que adelanten las investigaciones pertinentes para identificar y sancionar a los responsables.

Las sanciones judiciales en este tipo de situaciones son un precedente importante que contribuye a disuadir la ocurrencia de nuevas violencias contra la prensa. Así lo ha dispuesto la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en su informe sobre Violencia contra periodistas y trabajadores de medios: “para prevenir la violencia contra periodistas y trabajadores de los medios de comunicación es indispensable que el ordenamiento jurídico sancione estas conductas de manera proporcional al daño cometido”.