Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 
Monday, 29 September 2014 15:25

Doce periodistas amenazados en los últimos siete días

La FLIP rechaza los hechos intimidantes de la última semana contra periodistas de distintas zonas del país. Dos panfletos y una amenaza contra dos reporteros elevan a 58 la cifra de periodistas amenazados en lo que va corrido del 2014.

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) rechaza el panfleto conocido ayer, 29 de septiembre, en horas de la mañana, y que llegó al correo personal de los periodistas amenazados de Cali y Buenaventura, departamento del Valle del Cauca.

En el texto se menciona a ocho periodistas, tres de Buenaventura y cinco de Cali: "Al que incumpla la orden de callar que está impartiendo Los Urabeños se le dará de baja y van a ser acribillados". La banda de origen paramilitar declara "objetivo militar" a los periodistas Henry Ramírez, Cristian Abadía, Gildardo Arango, Yesid Toro, Julio César Bonilla, Óscar Gutiérrez, Álvaro Miguel Mina y Darío Gómez.

La banda acusa a los periodistas de dar información "dañina" y "mentirosa" sobre Fanny Grueso Bonilla, alias ‘La Chily’, detenida la semana pasada en Chile y acusada por las autoridades de ser integrante de ‘Los Urabeños’, también conocida como clan Úsuga. La captura de ‘La Chily’, tuvo un amplio despliegue en medios de Buenaventura y de Cali.

En la mañana de hoy lunes estaba previsto que se realizara un Consejo de Seguridad extraordinario para evaluar esta situación y la Unidad Nacional de Protección (UNP) inició medidas preventivas que consisten en rondas policiales.

Estos hechos acentúan la crítica situación que viven los periodistas en el departamento del Valle del Cauca, concretamente en el puerto de Buenaventura. En lo que va corrido del año, la FLIP ha registrado 10 agresiones contra periodistas en esta ciudad y el asesinato de Yonny Steven Caicedo, quién había trabajado como camarógrafo meses antes de su muerte.

En la misión realizada en el mes de junio a Buenaventura, la FLIP constató que después de cinco meses del asesinato la Fiscalía no ha avanzado en lo absoluto en la investigación del crimen.

Además, los medios de comunicación reclaman que viven en un estado de autocensura permanente y que cuando deciden hacer publicaciones sobre orden público son blanco de intimidaciones por parte de autoridades o de miembros de las bandas criminales. 

La FLIP también rechaza las amenazas y el robo de material periodístico contra dos periodistas del diario El País de Cali, quienes fueron intimidados mientras realizaban labores de investigación y reportería en el municipio de Palmira, Valle del Cauca.

Los hechos ocurrieron durante la mañana del sábado, 27 de septiembre, en el almacén agropecuario El Rancho del Pollo. Los reporteros se encontraban indagando sobre el tráfico de fauna silvestre cuando un hombre los abordó y les quitó la cámara con la que estaban haciendo las imágenes. El hombre, además de arrebatar la cámara a los reporteros, los intimidó, tomándoles fotos y llamando a más personas para amedrentarlos.

Uno de los periodistas logró comunicarse con las autoridades, quienes posteriormente controlaron la situación. Sin embargo, pese a la presencia de uniformados, el hombre, que amenazó a los reporteros de El País, escondió la cámara y se negó a devolverla.

Además, cinco días atrás apareció en la ciudad de Montería una "lista negra" difundida en un panfleto atribuido a "Los Rastrojos", donde se amenaza de muerte a 24 personas. Entre ellas se encuentran los periodistas Leiderman Ortiz Berrio, quien trabaja en el municipio de Caucasia, departamento de Antioquia, y Edgar Astudillo, periodista de la ciudad de Montería, Córdoba.

Ambos periodistas realizan trabajo investigativo y de denuncia, y tienen antecedentes de ataques en su contra. Actualmente cuentan con esquemas de protección.

La FLIP se solidariza con todos los periodistas amenazados y solicita a la Unidad Nacional de Protección garantizar las medidas de protección necesarias. A su vez, hace un llamado a la Fiscalía General Nación para que investigue estos hechos y se judicialice a los responsables.