Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 
Thursday, 24 October 2002 03:00

Retienen a equipo de prensa de El Colombiano

El martes 15 de octubre de 2002, un grupo de periodistas de El Colombiano, el periódico de mayor circulación en Medellín, fue víctima de una retención forzada, por hombres que se identificaron como integrantes del Bloque Cacique Nutibara, de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU).

El hecho ocurrió en la parte alta del corregimiento San Cristóbal, una zona semirural ubicada al occidente de Medellín. El equipo periodístico integrado por León Jairo Saldarriaga López, el reportero gráfico Donaldo Zuluaga Vellilla y el conductor Sergio Tabares, llegó a un sitio conocido como La Asomadera, donde entrevistarían a una líder comunitaria, dentro de una seria periodística que busca resaltar la labor de lideres sociales en sectores populares.

A las diez de la mañana, un grupo de las Autodefensas abordó a los periodistas, los requisó, les increpó por su presencia en el lugar, los obligó a entregar las llaves del vehículo, los celulares y los documentos de identidad. Luego les ordenó que se trasladaran a una zona despoblada, en una parte más alta y escondida.

Una vez allí, los miembros de las autodefensas rechazaron las explicaciones de los comunicadores, quienes de forma reiterada dijeron que estaban en una misión periodística. Las autodefensas creían que los retenidos eran miembros de la Fiscalía encubiertos como periodistas.

Después de una hora fueron llevados a un sitio más alejado y solo. Allí esperaron dos horas más, mientras que los agresores continuaban con sus consultas internas. Durante ese tiempo los comunicadores oían el diálogo por los radioteléfonos en donde los confundían con miembros de la Fiscalía. Ante la situación, Zuluaga les planteó "averigüen bien quiénes somos, para que no vayan a cometer un error".

Antes de cumplirse la cuarta hora del cautiverio, llevaron a los periodistas a un pequeño negocio, cercano al sitio de la retención inicial. Allí les comunicaron que habían confirmado que en realidad eran periodistas de El Colombiano, revisando ediciones pasadas del periódico en donde aparecían sus nombres.

"La última afirmación del comandante del grupo es que nos habíamos salvado porque habían dado la orden de matarnos si éramos miembros de la Fiscalía, es decir, nos iban a matar por simple sospecha" le dijeron a la FLIP los periodistas.

Tras devolverle a los periodistas el vehículo, los equipos y los documentos, las autodefensas los dejaron salir y les advirtieron que "la próxima vez que ingresaran a la zona tenían que pedir permiso".

Esta retención ilegal ocurrió un día después de que un grupo de periodistas fuera atacado con disparos en la Comuna 13, al occidente de Medellín, tal como lo alertó la FLIP el pasado 15 de Octubre. Así, en menos de dos días, ocho periodistas de esa ciudad fueron víctimas de ataques durante el ejercicio de su profesión.

La FLIP solicita a las autoridades de Medellín brindar garantías a los periodistas para que puedan cumplir con su función de informar. Es necesario que las autoridades tomen todas las medidas de protección que permitan a los periodistas movilizarse en medio de un conflicto que se ha trasladado a las ciudades.

Acciones recomendadas: Enviar cartas exigiendo a la policía que se garantice la labor de los periodistas en Medellín y sus alrededores. Dirigir cartas a: Comandante de la Policía de Antioquia.

Coronel Pedro Antonio Molano
Tel: 57 4 2576686
Fax: 57 4 2578102
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.