Fundación para la Libertad de Prensa - FLIP

Logo Flip

 
Lunes, 23 October 2017 10:26

Rodolfo Julio Maya Aricape

Desde joven siempre tuvo presente que su labor en este mundo no era otra sino ayudar a su comunidad. Se inquietaba con las problemáticas que vivía su región y las denunciaba esperando encontrar eco en las autoridades. Esta es la historia de un periodista y comunicador indígena a quien el oficio le costó la vida.

Un pregonero cuyo caso vive en la impunidad

Rodolfo Julio Maya Aricape no siempre fue periodista. Y es que en las comunidades indígenas, como a la que él pertenecía en Caloto, Cauca, convocan a una asamblea y así eligen a los comunicadores. Su rol tiene un periodo de duración entre dos y dos años y medio. 

El tiempo en el que él ejerció su labor como periodista fue muy complicado. Grupos como las FARC y los Paramilitares eran quienes tenían el control de la región. Cometían todo tipo de violaciones en contra de las comunidades y personajes como Maya Aricape les eran incómodos, así lo dice Harold Secué, quien conoció de cerca su labor y al día de hoy es integrante de la Asamblea General: “lo veían como un estorbo, porque en los momentos cuando el conflicto se agudizaba, él era el que apoyaba a la comunidad a decir "bueno, hagamos controles, llamemos a esta gente que nos quiere hacer daño". Lo veían como un estorbo porque era él quien controlaba su territorio”. 

Hacía reportes para Radio Payumat. Era un periodista indígena que cubría los temas más álgidos de la comunidad. Reconocido por su capacidad de denuncia y su cercanía con el pueblo. Además, era secretario del Cabildo de López Adentro. Transmitía sus ideas en lugares que convocaran mucha gente,como en las asambleas. Quienes lo conocieron cuenta que donde viera un micrófono hablaba sobre lo que le aquejaba y lo transmitía como el pregonero que era. 

Sonia Godoy, periodista de la región, asegura que “sus postulados giraban en torno a los pilares que tiene su organización indígena, que tienen que ver con la unidad y ese trabajo en conjunto con todas las organizaciones para avanzar en un proceso de resistencia pero que les garantice seguir existiendo. El tema de la tierra, la recuperación de la madre tierra”. Él era un hombre que velaba por el bien común, en el que todos los integrantes de la comunidad debían estar bien para hacer frente a lo que viniera por delante. 

La primera y única amenaza que se conoció hacia el periodista fue meses antes de su muerte. En un muro de las calles de Caloto, Cauca, apareció un graffiti que aseguraba que él era integrante de las FARC. En el mural también estaba escrito un número de contacto y ofrecía una recompensa de 20 millones de pesos. “Lástima que la guerra nos quitó a este compañero. Esa sangre de Rodolfo y la de muchos líderes en el Norte del Cauca y también a nivel nacional, es sangre que se ha regado en esta guerra. Es sangre que abonó la tierra. Como sabemos que es sangre que abonó la tierra y aunque nos haga falta esa persona, es algo que nos permite hoy mirar nuestro horizonte con mucha fuerza. Toda esta sangre regada en nuestro territorio no es en vano. Es sangre que nos tiene que permitir seguir fuertes, seguir trabajando por nuestra comunidad. Creemos en un mundo posible”, asegura Harold Secué.   

Tenía 34 años cuando apagaron su voz. El 14 de octubre de 2010, dos hombres asesinaron a Rodolfo Julio Maya Aricape en frente de su casa. Su esposa y su hija fueron testigos del crimen. Quienes le dispararon venían en una moto, le propinaron unos disparos a quema ropa y emprendieron la huida. Era un personaje incómodo para los grupos ilegales de la época. Se presume que los autores de este crimen fueron los paramilitares. Sin embargo, todavía no hay nada escrito. Según el último reporte que tiene la FLIP, este caso pasó a la Fiscalía 4 de Popayán y se encuentra en etapa de investigación. Esto implica que nadie ha sido imputado por estos hechos. Por ahora, la impunidad es la única respuesta del Estado colombiano.  

Información adicional

  • Fecha: Jueves, 14 Octubre 2010
  • Medio: Radio Payumat
  • Ciudad: Caloto
  • Departamento: Cauca
  • Estado del proceso: El proceso sigue en etapa de indagación sin que haya nadie vinculado al caso.
Más en esta categoría: « Martha Luz López López